Un poquito de coaching para el cuidado de la vida


cuidadosCinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo. Mario Benedetti.

Vivimos en una sociedad donde se nos dice que debemos estar plenamente ocupadas/os y no perder el tiempo para conseguir el éxito. Pero, ¿qué éxito?

Estar permanentemente ocupadas/os se identifica como un valor de alta eficaciaNos cuentan que la productividad es un reto a conseguir, y está bien ser productivas pero eso es sinónimo de ¿poder con todo?

Hacer, hacer… Para logra tener más cosas, mayor estatus profesional, mayor poder adquisitivo… Pero: ¿Cómo nos sentimos con lo qué hacemos? ¿Y con lo que tenemos? ¿Tenemos tiempo para conectar con el disfrute, para el cuidado vincular, ¿para estar en la Vida?

Os propongo unas pautas para ir repensando con calma sobre las siguientes cuestiones, paso a paso:

1º  paso

Cuándo nos sintamos desbordadas/os por el trabajado diario, sería importante hacer una parada en el camino y reflexionar sobre el significado particular que otorgamos al concepto éxito y, también, si lo que estamos consiguiendo nos aleja o nos acerca de “eso” que pretendemos conseguir. ¿Con qué pretendemos poder? ¿Qué resultados conseguimos? ¿Cómo nos sentimos?

2º paso

Antes de llevar a cabo un plan personal de gestión del tiempo,  conviene, en primer lugar, pararnos a reflexionar sobre nuestros objetivos en el ámbito profesional y también en el vital. Después, buscar respuestas al para qué lo hacemos –nuestras motivaciones y propósitos profundos- antes de empezar a ver el cómo lo hacemos y si contamos con el tiempo real y los recursos necesarios para culminar esos objetivos.

3º paso

Para poder transitar por los dos pasos anteriores, necesitamos una dimensión del tiempo que no siempre controlamos o tenemos en cuenta: El tiempo propio.

Esta dimensión del tiempo nos conecta con el espacio íntimo, con nuestro mundo interior. Tiempo y espacio imprescindible para el desarrollo personal porque nos permite estar en calma y, así, tomar perspectiva  y observarnos, siendo conscientes de quiénes somos, qué queremos, que nos daña, que nos falta y cómo podríamos avanzar hacia ese lugar deseable…O sea, autoconocimiento consciente. Por cierto, esta dimensión del tiempo es casi una utopía para la mayoría de las mujeres…

4º paso

No es posible, ni tampoco saludable, pensar que debemos poder con todo. Esa es una vía perfecta para vivir en permanente tensión y con la sensación agobiante de “no llegar a nada”, lo que a su vez, nos desconcentra y nos lleva al bloqueo ¿Eficaz? No¡¡

Entonces veamos: una máxima de la buena gestión del tiempo es marcarse objetivos y luego planificar, organizar las tareas y establecer un método que nos permita optimizar el uso del tiempo para alcanzar esos objetivos.

brujula-3El mapa del tesoro

Empieza con un fin en la mente: FOCO: debes tener una imagen clara en tu mente sobre lo que significa el éxito para ti, intentando identificarlo con tus valores y con aquello que te acerca a la felicidad -bienestar-:

  • ¿Qué quiero en este momento de mi vida?: motivaciones, inquietudes, intereses, necesidades y deseos…FOCO/META
  • Cómo lo puedo conseguir: RECURSOS
  • Qué me lo impide: OBSTÁCULOS (¿Este es el momento idóneo…?¿Demasiados objetivos…?
  • Qué puedo hacer: PLAN DE ACCIÓN

5º Paso

El tiempo es un recurso, UN DÍA CONSTA DE 24 HORAS, eso no lo podemos cambiar, y de cómo lo administremos, dependerá no solo nuestro éxito profesional, sino nuestro bienestar personal.

Se trata de diferenciar claramente LO IMPORTANTE DE LO URGENTE, y dedicar la mayor parte del tiempo a hacer lo importante, lo que nos lleva a nuestros más altos objetivos, lo que contribuye a conectar con nuestros propósitos profundos.

Este nuevo enfoque requiere definir a fondo nuestros objetivos en la vida, en cada una de nuestras ÁREAS DE RESPONSABILIDAD, y organizar y ejecutar nuestras actividades en función de eso.

¿Cuáles serían vuestras áreas de responsabilidad?

6º paso

Establecer objetivos con claridad en cada área de responsabilidad.

¿Qué queremos lograr? Distinguir entre las cosas fundamentales y las menos importantes. ¿Qué actividades son importantes y cuáles superfluas?

  • Siempre se puede elegir en función de las prioridades, siempre hay cosas más importantes que otras para lograr los objetivos, priorízalas.
  • No podemos llegar a todo. ¡Principio de realidad!

Planifica, siempre por escrito, utiliza herramientas informáticas o manuales, folder, listas, cronogramas, lo que a ti te resulte más operativo:

  • Decide QUÉ se ve a hacer, planteando objetivos a largo plazo, y objetivos a medio y corto plazo que los hagan posibles.
    • Cada tarea debe tener un tiempo asignado y debes medir si lo cumples, si te falta o te sobra tiempo para ir reajustando.

Programa

  • Decidir CUÁNDO se va a hacer y asignar los recursos necesarios para conseguir los objetivos.

7º Paso

Decálogo del Uso del tiempo

  • Dedica todos los días un pequeño rato a organizar tus cosas verás como ganas mucho tiempo después.
  • Planifica, agrupa tareas parecidas dentro de un mismo contexto y prepara un plan diario de acción.
  • Concéntrate en un solo asunto.(La multitarea no es la solución).
  • Acaba lo que comiences, al menos la parte que te hayas marcado.
  • Se eficaz más que eficiente, piensa qué es lo que hay qué hacer y el nivel lógico de calidad teniendo en cuenta tus otros proyectos y tareas.
  • Aprovecha tiempos muertos para hacer algo que encaje en el momento y situación.
  • Negocia y delega las responsabilidades y no sólo las tareas.
  • Sigue tus biorritmos y aprovecha los períodos de máximo rendimiento para realizar las tareas más importantes o más complejas
  • Los “sapos” lo primero: Empieza por aquello que menos te guste, más que pensar en lo que hay que hacer, ACTÚA¡¡¡ No des vuelta a ver cuándo haces lo que no te apetece hacer, ponte a hacerlo y verás cómo se alivia la ansiedad.
  • Si te bloqueas en un tema, déjalo y ponte con otra tarea que no implique el mismo nivel de energía.
  • Tu hora tranquila: aparta siempre un espacio temporal para pensar y reflexionar.
  • Tómate tiempo para ti mismo/o, descansa, disfruta, relaciónate, VIVE¡

“Espacio y tiempo son las coordenadas sobre las que recorremos el transitar de la vida” ¿Cómo la quieres vivir?

¿Gestión del tiempo para hacer más o más tiempo para gestionar la vida?


El tiempo es una dimensión subjetiva

El tiempo es una dimensión subjetiva

Muchas mujeres con las que me voy encontrando en distintos ámbitos profesionales viven una lucha a “contra-reloj” con el tiempo.

Y creo que deberíamos parar para pensar con calma, sobre la siguiente cuestión: ¿Gestión del tiempo para hacer más o más tiempo para gestionar la vida?

Y si nos paramos a pensar en la vida, en nuestra vida, sería importante que empezásemos a decidir desde nosotras, cómo la queremos vivir. Y en este análisis, sería importante rebuscar en lo profundo de nuestro ser para identificar con qué nos sentimos felices o a gusto y qué nos genera malestar.

La primera falacia que conviene desentrañar es la idea de la Conciliación de la que tanto se habla cada día…

No existe la conciliación tal como se viene planteando desde las propuestas políticas al uso,  porque no tenemos dos vidas, sólo una, por eso debemos explorar y repensar los modos en que nos gustaría  vivir las múltiples experiencias que se cruzan a lo largo del camino: desarrollo profesional, maternidad, amistad, amor, familia, ocio…

Y vivirlas sin perdernos de vista a nosotras mismas en el intento estéril de imaginar que debemos poder con todo como prueba y medida de nuestra competencia¡¡¡

¿Cuándo comenzamos a oír hablar de La conciliación de la vida personal, laboral y familiar? La conciliación es un concepto inventando dentro de una realidad política, económica y social, que se resiste a cambiar las reglas del juego, aunque el propio sistema sabe que están pasando cosas desde hace tiempo y por ello, va poniendo sus “parches”.

Las mujeres que nacieron en sociedades democráticas, tuvieron las posibilidades de acceder a muchas oportunidades sin tener que luchar por conquistar unos derechos que les fueron negados a sus madres o abuelas. Por lo tanto, es de bien nacidas ser agradecidas y por eso la importancia de reconocer y agradecer la lucha histórica de las mujeres que nos precedieron para abrir caminos de libertad a las que venían detrás.

¿Pero  la conquista de derechos garantiza la equidad de género?

Algunas de esas mujeres que fueron reconocidas como “iguales” en derechos a los hombres, hoy rondan los 40 años y tras empeñar tiempos, esfuerzos, dedicación y voluntad, ocupan puestos de responsabilidad y cierto poder. Sin embargo, cuando se les plantea sin percibieron barreras de género en sus recorridos profesionales, muchas manifiestan que no, que para nada, que siempre las trataron como a “uno” más y no hubo barreras de desigualdad –ocultas o visibles- que las hayan obstaculizado el camino.

Estas profesionales, tienden a pensar que las mujeres que se esfuerzan y compiten abiertamente en un mundo de hombres, son reconocidas y consiguen finalmente alcanzar sus metas si así se lo proponen. Por lo tanto, las que no lo consiguen, son más débiles, inseguras o poco firmes para luchar por progresar. A ascender dentro de un mundo diseñado para quienes disponen de todo el tiempo y energía liberada para ofrecérsela a las empresas.

La maternidad como destino y la profesión como meta.

Muchas de estas profesionales no vivieron aún la experiencia de la maternidad o, habiéndola vivido, cuentan con una situación económica que les permite contratar a otras mujeres para que se ocupen de la logística familiar y del cuidado de hijas e hijos. En otros casos, tienen el apoyo de madres o suegras, pocas veces cuentan con la implicación corresponsable de los padres de esas criaturas, ellos también están muy, muy ocupados en lo “importante”.

Y muchas otras, cuando viven la experiencia de la maternidad, empiezan a “ver” y a sentir como todo su mundo se tambalea. Entonces, empiezan a realizar cursos de gestión del tiempo para poder “llegar a todo” y se sienten agobiadas, impotentes, bloqueadas y muy “mal organizadas”  porque no lo consiguen…

¿Cuántos varones viven estas mismas situaciones cuando son padres? ¿Quién resuelve el cuidado de las criaturas cuando enferman? ¿Quién solicita reducción de jornada o excedencias? ¿Eso penaliza a las mujeres?

Y yo me pregunto, no contar con tiempo para disfrutar y cuidar de los afectos importantes, para disfrutar con la posibilidad de pasear sin tiempo, para permitirnos el derecho de un tiempo propio para conectar con una misma ¿qué consecuencias tiene?

Flaco favor nos hacemos entre mujeres cuando echamos piedras sobre nuestro tejado. Que no seamos conscientes de un hecho real, no significa que no exista. Cuando invisibilizamos lo injusto, lo seguimos reproduciendo sine die. La domesticidad, implica también, imitar modelos de referencia asociados con el éxito o prestigio social, la cuestión sería preguntarnos ¿dónde establecemos la medida del éxito?

Quizá lo que no nos enseñan en los cursos de gestión del tiempo al uso, es repensar sobre otros modos posibles de entender el trabajo productivo, el concepto de beneficio  y el valor de la productividad desde nuevos modelos que hagan posible la sostenibilidad de la vida en todas sus múltiples dimensiones.

Mujeres profesionales con poder de incidir y decidir ¿No es hora de transformar el modelo? ¡Vamos a por ello!

Carmen Barquín

 

Programa intensivo de coaching por videoconferencia (Skype)


¿Qué tal regalarte unas sesiones intensivas de coaching?

office-820390_960_720

Programas intensivos de coaching

Tratando de ofrecer respuestas a las distintas necesidades que me van planteando, y que voy observando, pongo en marcha programas intensivos de coaching a través de videoconferencia para trabajar sobre tres temáticas concretas: optimización de tiempo, comunicación asertiva y autogestión emocional.

Superar obstáculos que nos impiden lograr algo que deseamos con fuerza, no siempre tiene porque implicar una gran inversión de tiempo y esfuerzo. A veces, cuando tenemos claro qué queremos y nos comprometemos a trabajar para lograrlo, podemos obtener resultados eficaces en poco tiempo. El coaching entrena para conseguir resultados donde antes se percibían límites.

No ofrezco fórmulas mágicas porque las desconozco, aunque sí sé que pudo ayudarte a que identifiques dónde están los nudos que te “atan” y cómo ir dando pasos para que liberes todas las capacidades que hay en ti.

Lo que os ofrezco.

A) OPTIMIZAR EL TIEMPO: Clarificar tus usos del tiempo para realizar un diagnóstico sobre lo que debes resituar, concretar los objetivos que te planteas en distintas áreas y establecer una planificación de tareas ajustadas en tiempo para llegar ahí. Analizar tus principales ladrones del tiempo Tres sesiones de una hora de duración respectivamente a lo largo de tres semanas, 120€

B) COMUNICACIÓN ASERTIVA: Analizar en qué situaciones percibes que no fluye la comunicación, con qué tipo de personas y en qué contextos. Identificar tus filtros en la escucha y tu estilo de comunicación habitual; incorporar habilidades de asertividad para expresar tus opiniones y sentimientos con autoconfianza (mensajes “yoicos”). Cuatro sesiones de una hora de duración respectivamente a lo largo de cuatro semanas, 150€

C) AUTOGESTIÓN EMOCIONAL: Diferenciar pensamientos, sensaciones, sentimientos y emociones. Tomar conciencia de tus puntos de “susceptibilidad” y la manera habitual de responder y actuar -¿Qué te dices a ti misma? Conocer que técnicas de autocontrol emocional te pueden ayudar, reformular pensamientos distorsionados y practicar la perspectiva –el vuelo del águila-.Cuatro sesiones de una hora de duración respectivamente a lo largo de cuatro semanas, 150€

 

¿Piensas que es justo lo que necesitarías en este momento? Entonces, ¿Qué te impide probar?


Las sesiones de Coaching por videoconferencia, están pensadas para facilitar horarios y disponibilidad a quienes tengan mayor dificultad para acudir a sesiones y resulta igualmente efectivo, lo digo desde la experiencia con clientes.

 ¿Qué se necesita?

Simplemente disponer de un lugar tranquilo para las sesiones, contar con un ordenador con web cam, micrófono y una cuenta gratuita en Skype.

¿Cómo lo haremos?

Acordaremos con antelación el día y horario para llevar a cabo las sesiones de del mismo modo que en un proceso de Coaching presencial

El proceso  Coaching online, se puede acompañar con sesiones de apoyo mediante correo electrónico y teléfono.

Si te interesa tener más información o quieres iniciar un proceso intensivo, te puedes poner en contacto conmigo a través de mi cuenta de correo: enpiezascoaching@gmail.com

En casa de Silvia: un lugar en las nubes


Hace ya un tiempo descubrí un proyecto liderado por una mujer llamada Silvia, que me “llamó” y me pulsó la curiosidad para conocerla personalmente. Cuando digo me “llamó”, me refiero no sólo a lo interesante de la idea en sí, sino y sobre todo, por la forma en que se plasma. Me recordó los salones del XVIII donde las mujeres ilustradas convocaban a personajes de distintas ramas del saber para pasar una velada debatiendo, reflexionando, creando… En definitiva, abriendo espacios para movilizar pensamiento en una interacción productiva y creativa de ida y vuelta entre el yo, el tú y el nosotros/as.

En algún momento Silvia tuvo la inquietud de habilitar un espacio donde reunir a gente diversa en torno a una cena para compartir vida. O sea, generar un espacio vivo donde la gente se sintiese a gusto, acogida y escuchada para poner en común inquietudes, reflexiones, vivencias, experiencias…

Y como buena emprendedora, pasó del deseo a la acción y comenzó a organizar mensualmente “Cenas Adivina” en su casa que casi parece un lugar en las nubes. Ya desde la calle, la mirada se siente atraída hacia las alturas para aterrizar en un último piso donde aparecen cortinas de lucecitas que nos marcan el rumbo como pequeñas constelaciones, para seguir escalando hacia esa aventura de casa donde se aúnan distintos placeres de esos que nos esponjan el alma: una anfitriona que acoge, un espacio que recoge, una comida que nutre, unos vinos que expanden, unas y unos invitados que aportan y alguna persona que en cada velada, reflexiona sobre un algún tema de interés común.

Esa es la forma que Silvia ideo para dar paso de lo virtual a lo real tangible. En un momento como el actual, donde casi no encontramos el tiempo para compartir momentos y espacios desde el estar presentes más allá del mundo virtual, en Cenas Adivina, se crea un tiempo y un espacio para el disfrute de estar y compartir trocitos de vida de una manera placentera y sin tener que hacer el esfuerzo de demostrar nada: solo estar con los cinco sentidos activos en ese momento. Nada más y nada menos…

El viernes 27 de enero, Silvia me invitó a una de sus Cenas Adivina, para hablar de la gestión del tiempo y de las especiales dificultades que debemos enfrentar las y los profesionales autónomos para equilibrar tiempos de vida y de trabajo. Sobre todo, en el caso de las mujeres que solemos ir como “Malabaristas” por la vida tratando de llegar a todo porque, en tantas ocasiones, ese todo, no se comparte de forma corresponsable desde el entorno familiar.

Gracias Silvia por invitarme y gracias también, a toda su red “femenil” de colaboradoras que hicieron posible ese momento mágico: Rosa Marín, una fotógrafa que capta el alma más allá de las imágenes; a Tamara, la chef que igualó el festín de Babette con sus creaciones culinarias, y a Cristina, una Somellier que nos ilustró sobre los viñedos de su tierra gallega que dan vida y cuerpo a unos albariños fantásticos. Y gracias también, a todas y cada uno de los invitados que se animaron a compartir historias propias y mostraron un deseo profundo por seguir aprendiendo el arte de vivir la vida con sentido.

Un abrazo colectivo y no nos olvidemos de habilitar un tiempo para contar con tiempo propio¡¡